Correfoc, jugando con fuego

 

   Ya es de noche y las luces se apagan. Es la señal que anuncia el inminente comienzo. En la explanada, abarrotada de gente, solo se distinguen siluetas. El ambiente está cargado aunque reina el silencio. Casi todo el mundo se queda inmóvil excepto algún novato perdido que trata de localizar a los suyos.

   De repente, una luz cegadora seguida de gritos acá, otra allá, y otra más el fuego ha empezado. Suenan los tambores. Ya no hay marcha atrás. La gente empieza a correr sin dirección ni rumbo. Huyendo del fuego a empujones, todos acaban por volver atraídos por ese misterioso magnetismo que siempre ha existido entre el ser humano y el elemento pírico. Y de un golpe, al unísono, todos los diablos porteadores de bengalas, mezclados entre la multitud durante ese breve periodo de oscuridad, prenden las mechas y comienzan a arremeter contra todo lo que se mueve. Esos novatos, perdidos entre la marabunta, por fin se dan cuenta de que están solos.

   El sonido de los petardos se mezcla con las voces de los participantes. Los tambores marcan el ritmo y la procesión del fuego se pone en marcha. La relativa seguridad que ofrecía el espacio abierto de la plaza deja paso a estrechos callejones donde diablos y espectadores se apelotonan. Los más valientes se abrazan y saltan al compás de los porteadores del fuego, mientras que la mayor parte, temerosos, solo buscan una salida para seguir corriendo delante de las llamas.

   El frenético recorrido por las pequeñas calles del casco antiguo va uniendo plazas, donde se ofrecen multitud de espectáculos pirotécnicos acompañados de actuaciones musicales de percusión. Al final del trayecto, en una explanada mayor, una gran fiesta del fuego aguarda a los congregados. Los diferentes inventos incendiarios de los artificieros se cuelan entre el gentío. Grandes llamaradas se elevan hacia el cielo mientras intrépidos malabaristas deleitan a los asistentes con un sinfín de trucos y escupen fuego como si fuesen auténticos diablos.

Fecha : 2008-2009-2011
Lugar : Girona, Spain.
   
Anterior / Siguiente
Fotografía número
Modo cine: Modo cine: